PUBLICIDAD

Mente

Cinco lecciones que la terapia psicológica me ha enseñado este año

No es necesario esperar a caer en el hoyo más profundo, para recurrir a la terapia psicológica por ayuda; te comparto algunas lecciones que me ha enseñado.

16 de Diciembre de 2021 - 18:45 hs

Qué lecciones me ha enseñado la terapia psicológica este año (Pexels)

Al igual que muchas personas de mi generación y mayores, crecí bajo la idea de que hablar de la salud mental estaba “prohibido”. No necesariamente en el sentido literal, pero te tachaban de “loco” por los tabús que existían alrededor del tema. Ahora que por fin decidí atender mis preocupaciones, te comparto las cinco lecciones que la terapia psicológica me ha enseñado este año. 

Te adelantaré una antes de enumerarlas todas, y es que cualquier psicólogo es el adecuado para ti. En algún momento escuché a alguien mencionar que escoger el correcto, es como salir a diferentes citas hasta que te sientas cómoda con uno. Incluso luego de las primeras sesiones, si tu comodidad cambia, es momento de decir “¡siguiente!”. 

Soy fiel creyente de que todos debemos acudir en algún punto de nuestra vida a terapia psicológica. Pero también de que no siempre estamos listos para abrir nuestro corazón a alguien que no conocemos, ni para aceptar las verdades que resulten de ahí. De entrada, te digo que es un espacio donde debes sentirte segura, con profesionales entrenados para no juzgar, sino guiarte para vivir mejor. 

Lecciones que la terapia psicológica me enseñó este año 

5. No sirve de nada hacerte la “fuerte” 

Las máscaras no se llevan bien con el proceso de terapia. Si algo te duele, estas en el mejor espacio para llorar, gritar, o simplemente externar que te afecta. Ése es el primer paso para iniciar el camino hacia la salud mental, la paz, la tranquilidad interna. Así que no te hagas la fuerte, permítete ser vulnerable para, entonces sí, ser la mujer más resiliente. 

Lee también: Cuáles son los tipos de personalidad según la psicología

4. Las relaciones no son darlo todo o nada 

La vida no funciona con polaridades ni sacrificios, realmente todo se trata de encontrar el equilibro. No es saludable para ti el siempre estar disponible cuando otros te necesitan, pero tampoco es propio de una relación sana cuando nunca estás. La terapia psicológica me enseñó que todo parte de cómo yo me siento ante cada situación, una comunicación clara, y saber que a veces toca ceder, y otras no. 

3. Los límites saludables son más como un filtro 

Qué lecciones me ha enseñado la terapia psicológica este año (Foto Pexels)

¿Has notado que con algunas personas te sientes cómoda al tratarse de cierta manera, y con otras no? Esto es porque el nivel de confianza es distinto, de alguna manera, sabes que esa a la que dejaste cruzar un límite, no se aprovechará para herirte. Poner estos filtros te permite controlar quién entra y quién no a esa parte de ti, otros son para dejar claro que hay cosas que no van contigo. La finalidad es cuidarte a ti misma. 

Lee también: Psicólogo reconocido da los mejores consejos para estudiar y rendir mejor

2. Es sano cuestionarte algunas cosas, pero no todas 

Cuando uno empieza a ir a terapia, es muy fácil dejarnos llevar por el hábito de sobre pensar cada pensamiento que aparece en tu mente. Si bien es saludable cuestionarte ciertos patrones de conducta que no te llevan a nada, también debemos ser conscientes de que lo que pensamos solo es nuestro si lo tomamos. No tienes control de lo que sucede ahí, pero sí de lo que tomas como tuyo, lo demás, déjalo fluir.  

1. Reconocer los errores, no te hace menos ni más, solo saludable 

Si como yo, creciste pensando que la terapia psicológica era para “locos”, seguramente tampoco te enseñaron que equivocarte está bien. Esto también lo tuve que aprender a la mala, pues el querer hacer todo perfecto siempre, me empezó a generar problemas de ansiedad. Está bien reconocer tus errores, te ayuda a crecer y a vivir más tranquila, sabiendo que todo tiene solución y que hay cosas que no vale la pena arreglar. 

0%
No 0%

Sigue leyendo

Más de Mente